Tag Archives: almizcle blanco – white musk

Eau d’Italie Graine de Joie – Primer amor

foto: Underthepomegranatetree.com

foto: Underthepomegranatetree.com

De cuando en cuando algo que llega desde fuera de nuestra zona de confort resulta ser una agradable sorpresa. “Amoroso” y “lindo” no son palabras que usualmente asocie a mis perfumes preferidos, pero en la práctica me encuentro usando Graine de Joie día tras día. Siempre consideré a los florales frutados y a los gourmands como familias menores y un tanto indignas, pero mejorarle el ánimo a una es tarea que no debe ser subestimada y, al fin del día ¿no queremos sentirnos contentos y oler bien?

Creada como tributo a Italia y al amor, Graine de Joie oscila entre gourmand y floral frutado y apunta a conjurar “el mareo que se siente al enamorarse”.  Compuesta por Daphne Bugey (Firmenich) es -a la manera de Acqua Decima– una vuelta inteligente en un género que suele pecar de trillado. A pesar de las diferencias de notas y carácter, percibo un fuerte air de famille entre estas dos.  Alejadas del intelectual Sienne l’Hiver y el magnífico pero caprichoso Bois d’Ombrie, las propuestas recientes de Eau d’Italie parecen transmitir alegría y despreocupación. Carecen también de la nota avinagrada que era el sello de las primeras creaciones de la Casa.

Graine de Joie es el resumen olfativo perfecto de una primera cita: postre, ramo de flores, caja de bombones y, si somos afortunados, un beso. La unión de manzanafrutos rojos torna la salida dulce y acidulada a la vez. Una nítida  granada suma equilibrio (y -¿por qué no?- diversión) a la mezcla prestando la astringencia característica de sus suculentas semillas. Quizás no sea fortuito que en muchas culturas esta apetitosa fruta se considere símbolo de fertilidad, abundancia y matrimonio. Matices azucarados de praliné (¿etil maltol?) dan una arista acaramelada a la mezcla, pero la presencia discreta de la fresia mantiene este perfume aireado y ligeramente verde. Graine de Joie resulta coquetón, pero no pueril o remilgado, probando que no hay edad para lo bonito y el amor.

Caro

Origen de la muestra: muestra gentileza de Eau d’Italie

foto: Eauditalie.com

foto: Eauditalie.com

Eau d’Italie Graine de Joie – First love

Once in a while something that comes from outside one’s confort zone might prove a pleasant surprise. “Lovely” and “pretty” are not words usually associated with my favorite fragrances but I find myself wearing Graine de Joie day after day. I have always regarded fruity florals and gourmands as minor and somewhat undignified families but improving one’s mood is no small feat and, in the end of the day, don’t we just want to feel happy and smell good?

Created as an tribute to Italy and love, Graine de Joie oscillates between gourmand and fruity floral and aims to conjure “the lightheadedness of when you fall in love”. Composed by Daphne Bugey (Firmenich) it is -much like Acqua Decima– a clever twist on an usually unoriginal genre. Despite the differences in notes and character, I sense a strong air de famille between  these two. Far from the  intellectual  Sienne l’Hiver and the magnificent but moody Bois d’Ombrie, the recent offerings from Eau d’Italie seem to convey joy and nonchalance. They also lack the sour picklish note that was a trademark on the house’s first creations.

Graine de Joie is the perfect olfactory summary of a first date: dessert, a bunch of flowers, a box of bonbons and, if we are lucky, a kiss. The union of apple and berries renders the opening sweet and tart at a time. A bright pomegranate adds balance (and -why not?- fun) to the blend lending the characteristic  astringency of its succulent seeds. Perhaps the fact that this mouthwatering fruit symbolizes fertility, abundance and marriage in many cultures is not fortuitous. Sugary nuances of praliné (ethyl maltol?) give a candied edge to the mix, but the discreet presence of freesia keeps this perfume airy and slightly green. Graine de Joie feels flirty but not prim or puerile proving there’s no age for prettiness and love.

Caro

Origin of sample: sample courtesy of Eau d’Italie

imagen: Commons.wikimedia.org artista: Pierre Mignard, "El Tiempo recortando las alas de Cupido", 1694

imagen: Commons.wikimedia.org    artista: Pierre Mignard,    “El Tiempo recortando las alas de Cupido”, 1694

Jovoy Paris Rouge Assassin – Lápiz labial rosado

imagen: Hprints.com   ilustrador: Chéri Herouard para La Vie Parisienne, 1919

imagen: Hprints.com     ilustrador: Chéri Herouard   (La Vie Parisienne, 1919)

Jovoy es una perfumería establecida en París que abrió sus puertas por primera vez en 1923; fue reabierta en 2010 y hoy ofrece una amplísima gama de fragancias para conocedores, entre ellas su propia marca. Conocí Rouge Assassin durante un viaje. En aquel momento tenía tal resfrío que todavía me pregunto cómo logré percibir sus delicadas notas y conservar el recuerdo. Grande fue mi alegría cuando Virginia, de paso en Buenos Aires,  trajo consigo una botella.

Rouge Assassin fue compuesto por Amélie Bourgeois (Flair). Según Jovoy: “Dos tipos de mujeres de los años veinte se cruzan en el mismo espacio sin conocerse jamás:  Una es ‘la maitresse de ces messieurs’, una amante según la tradición del Segundo Imperio (estas elegantes mujeres mantenidas se contaban entre las primeras clientas de Jovoy) y la “garçonne”, un término para la mujer emancipada, cuyo aspecto podrá haber sido por momentos andrógino, pero que fue la primera en la historia de la moda femenina en revelar sus piernas. Pronto los brassieres  reemplazarían a los corsets. Las medias gruesas desaparecieron en favor de otras de seda, que se lucían enrolladas sobre una liga por encima de las rodillas. Fue en esta época que aparecieron los primeros lápices labiales.  Rouge Assassin rinde tributo a esas mujeres temerarias e imparables que subvirtieron el orden establecido y rompieron todas las reglas.”

Rouge Assassin -a pesar de su nombre- no resulta oscuro, salvaje ni agresivo. Quizás un exceso de fragancias animales y operáticas me haya echado a perder,   pero me aventuraría a describirlo como inocente. Este es un coqueto floral almizclado que flota alrededor del usuario y murmura con suavidad; demasiada suavidad a menos que recuerde aplicarlo en abundancia. Parece más evocador de las pálidas damas de la Belle Époque que de las independientes  flappers de los 1920s: no hay alusiones al Orientalismo, no hay maderas exóticas, no hay tabaco.

Me gusta leer a Rouge Assassin como un relato olfativo sobre la transición que hicieron las mujeres en los primeros años del siglo XX: un floral atalcado suave (rosa, iris, polvos de arroz) es atravesado por un trazo de lápiz labial sutil pero definido que le presta una textura cerosa. La sensación general,más moderna que histórica o retro, es realzada por almizcles blancos y maderas lustradas. Estas últimas le confieren una cierta profundidad; si bien no lo oscurecen demasiado.

En resumen, en lugar del arma letal que el nombre insinúa, encuentro un eau de parfum delicadamente sugestivo, incluso lúdico. Su sillage es discreto y la longevidad, excelente. Recomiendo una aplicación pródiga a fin de poder apreciar mejor sus matices.

Caro

Origen de la muestra: Botella comprada en Scent Bar, L.A.

Gaia Fishler, de The Non Blonde lo describe como pleno y seductor. Si quieren leer sus impresiones, pueden encontrarlas aquí. 

foto: Jovoyparis.com

foto: Jovoyparis.com

Jovoy Paris Rouge Assassin – Pink lipstick

Jovoy is a Paris based perfumery which opened its doors for the first time in 1923; restored in 2010, it now offers a vast array of fragrances for connoisseurs, among these, their own namesake brand. I first came across Rouge Assassin during a trip. I had such a terrible cold at the time, I wonder how I ever managed to perceive its delicate notes and keep their memory with me. Great was my joy when Virginia  brought a bottle along with her on her recent visit.

Rouge Assassin was composed by Amélie Bourgeois (Flair). According to Jovoy: “Two types of women from the Twenties mingle in the same space without ever really meeting:  One is ‘la maitresse de ces messieurs’, a mistress in the tradition of the Second Empire (such chic kept women were among Jovoy’s first clients) and  the “garçonne”, a term for the emancipated woman, whose look may have been androgynous at times, but who was the first in the history of women’s fashion to reveal her legs. Soon, brassieres would replace corsets. Thick stockings vanished in favor of silk ones worn rolled over a garter above the knee. It was at this time that the first lipsticks appeared.  Rouge Assassin pays tribute to those fearless, unstoppable women who upended the established order and broke all the rules.”

Rouge Assassin -despite its name- is not dark, wild or aggressive. I might have been spoiled by excessively operatic and animalic fragrances, but I would go far and describe it as innocent. This is a coquettish musky floral that floats around the wearer and whispers softly; too softly if don’t remember to spritz prodigally. It appears more evocative of the pale ladies of the Belle Époque than the  independent flappers of the 1920s: there are no allusions to Orientalism, no exotic woods, no tobacco.

I like to read Rouge Assassin as an olfactory tale of the transition women underwent in the early years of the XX century: a soft powdery floral (rose, iris, rice powder) becomes pierced by a subtle but definite stroke of lipstick which lends a waxy texture. The overall feel, more modern than historic or retro, is enhanced by white musks and waxed woods.The latter lend a certain depth but do not darken the composition.

All in all, instead of the lethal weapon its name implies, I find a softly suggestive, even playful, eau de parfum. Sillage is discreet and longevity excellent. I encourage prodigal application in order to better appreciate all its nuances.

Caro

Origin of sample: Bottle purchased at Scent Bar, L.A.
Gaia Fishler, from The Non Blonde describes it as full bodied and seductive. You might like to read her impressions too.

Chanel Chance Eau Tendre – Notas nacaradas

foto: Nailart-lya.com

foto: Nailart-lya.com

Por supuesto, el nácar no tiene un olor característico. Pero una creación de Jacques Polge puede hacer que sea posible algo como un “perfume con notas nacaradas”. Es el caso de Chance Eau Tendre. Se trata de un eau de toilette floral-frutado aunque -como toda categorización- peca de no dar cuenta de los matices intermedios y la sensaciones que producen.

Inicia transparente. No es una sensación acuática ni aireada sino vidriosa. Recuerda al (o tal vez tenga) cetalox, el sintético de Not A Perfume. Unos segundos después, el jazmín y el iris explotan desde dentro de una burbuja cítrica de pomelo. Luego huele como a peonía y manzanas… o durazno, pero es membrillo y jacinto. Es curioso que sea más difícil identificar el olor de una fruta que el de una flor.

El cierre es con madera de cedro y notas ambaradas, las que refuerzan esa transparencia vidriosa del inicio. Cuando, finalmente el almizcle blanco redondea la composición, se imprime en nuestra mente la idea fría del nácar, con sus colores iridiscentes.

Seguramente, Polge no pensaba en nácar a la hora de componer este perfume rosado y optimista para Chanel. Sin embargo, la cadena semiótica culmina en un éxito redondo: el nácar nos lleva a las perlas, y las perlas a Cocó.

Virginia

Origen de la muestra: regalo de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 22/05/12.

foto: Chanel.com

foto: Chanel.com

Origen de la muestra: regalo de un familiar.

 

Rochas Eau Sensuelle – Fresca piel de durazno

foto: Fondosescritorio.net

foto: Fondosescritorio.net

Si el rocío matutino que se posa sobre los pétalos de las flores tuviera una fragancia, sería muy similar a la que tiene este eau de toilette. No puedo dejar de pensarlo en el contexto del verano californiano que estoy experimentando y, sin dudas, se convierte en uno de mis candidatos para refrescar y perfumar elegantemente la piel.

Jean-Michel Duriez cumplió su sueño de trabajar como nariz para una casa de alta costura cuando ingresó en 2009 a la maison RochasEau Sensuelle fue su bautismo de fuego, pues tenía el desafío de seguir con la tradición de las aguas frescas que comenzó en 1970 con Eau de Rochas.

Lo característico de esta nueva creación es el acople de las dosis justas de frutas y flores. Su éxito radica en salir airoso de la tendencia a empalagar con frutos rojos. Lo logra buscando el toque tropical en el mango y en la naranja sanguina. Una vez que la insolencia de la pimienta rosa desaparece, el azahar y el jazmín Sambac realizan una armoniosa coreografía floral.

Todo resulta en un acorde que transmite la sensación de estar oliendo un idílico durazno rosado. El iris va aterciopelando cualquier resto cítrico que haya quedado flotando por ahí. El almizcle blanco aporta su particular sensualidad. Y mientras lo huelo, me resulta imposible eludir la fantasía del frescor de las gotas de rocío sobre mi piel perfumada.

Virginia

Origen de la muestra: regalo de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 07/12/11.

foto: Telva.com

foto: Telva.com

 

Ramón Monegal Kiss my Name – Bomba de sol y tuberosa

foto: Botanus.com

foto: Botanus.com

No apta para tímidas, Kiss my Name es una tuberosa enorme que podrá recordar a más de uno el perfume original de Carolina Herrera. Resueltamente más moderno y depurado que cualquier fragancia de los ’80s -aunque igualmente extrovertida- esta creación de Ramón Monegal irradia energía.

Kiss my Name no retrata a la tuberosa de manera hiperrealista ni ubica a la flor en un escenario natural. Monegal nos brinda una visión contemporánea y urbana donde la flor se halla más a gusto en una gran metrópolis -entre cristales y metal- que en el campo. Aunque este perfume me hace pensar en nardos frescos, acomodados con cuidado en un florero de acero lustroso, la condición citadina no va en detrimento de su carácter soleado.

La salida -un poco metálica, un poco frutal-  es vibrante y algo estridente. Luego de unos minutos, el volumen se atenúa y la mezcla se torna mucho más suave, cálida y balsámica. Hipnotizada por el aroma narcótico de la tuberosa, al usarlo me cuesta alejar la nariz de las muñecas.

No puedo identificar aquí las notas con demasiada claridad, excepto por la tuberosa, neroli y el almizcle blanco presente en la base de la mayoría de las creaciones de Ramón Monegal. La marca menciona también absoluto de jazmín egipcio, iris y bálsamo de Tolu.

El luminoso Kiss my Name resulta tanto un perfume de bienestar como una declaración de alegría. Su longevidad es excelente y el aroma persiste en la ropa por varios días. Uno de mis favoritos de esta casa, junto con Ambra di Luna y Cuirelle.

Caro

Origen de la muestra: Gentileza de Ramón Monegal Perfumes

foto: Ramonmonegal.com

foto: Ramonmonegal.com

Ramón Monegal Kiss my Name – Sunny tuberose bomb

Not for the shy, Kiss my Name is a big tuberose that may remind some of the original Carolina Herrera perfume. Resolutely more modern and streamlined than any fragrance from the ’80s -although no less extroverted- this Ramón Monegal creation radiates energy.

Kiss my Name is not an hyperrealistic rendition of tuberose  and does not place the flower in a natural setting. Monegal gives us a contemporary, urban take where the flower seems more at ease in a big metropoli -among glass and metal- than in the countryside. Although this fragrance makes me think of freshly cut tuberoses carefully arranged in a polished steel vase, the big city character doesn’t detract from its sunniness.

The opening -a bit metallic, a bit fruity-  is bright and somewhat strident. After a few minutes, any possible loudness subsides and the blend becomes much softer, warm and balsamic. Entranced by the narcotic scent of tuberose, when I wear it I have a hard time keeping my nose away from my wrists,

I cannot pick apart the notes very clearly here except for tuberose, neroli and the white musks  present in the base of most Ramón Monegal fragrances. The brand also lists Egyptian jasmine absolute, iris and Tolu balsam.

The luminous Kiss my Name is both a feel-good fragrance and a declaration of joy.  Its longevity is excellent and the scent still pervades clothes many days after wearing. One of my favorites from this house alongside Ambra di Luna and Cuirelle.

Caro

Origin of sample: Courtesy of Ramón Monegal Perfumes