Tag Archives: naranja amarga – bitter orange

Eau d’Italie Jardin Du Poete – Un terceto inspirado por las Musas

foto: Offthegridnews.com

Poetas de letras hay y hubieron muchos. Pero “poetas de perfumes” hay y hubieron muy pocos. Entre nuestros favoritos de esta última categoría, se encuentra Bertrand Duchaufour -como seguramente ya lo habrán notado- quien compuso Jardin Du Poete (2011) para la marca de nicho Eau d’Italie.

Con este eau de toilette unisex, el autor “escribe” una historia inspirada por aromáticos jardines sicilianos y huertos de naranjos; épocas antiguas, cuando los poetas se consagraban a Apolo, el dios que dirigía el coro de las Musas que los inspiraban a componer música y poesía.

Los primeros versos de Jardin Du Poete evocan agua y un verde herbáceo. También una frescura diáfana gracias a la apertura de notas de pomelo y albahaca. La combinación no es oscura. Está magistralmente ligada con lo hesperidado de la naranja amarga que -contrariamente a lo que indica su nombre- se percibe dulce.

La estrofa media del poema relata también lo cítrico pero ya fundido con la piel, cada vez más dulce y cada vez más chispeante, gracias a la métrica que comienza a marcar la pimienta rosa. Se suman unas exclamaciones florales silvestres de siempreviva (helicrysum o immortelle).

Una nota de ciprés asoma, muy tímida, a los 10 minutos de aplicado. Lo áspero de la madera es redondeado con almizcle, logrando un terceto perfecto sobre la piel. Así, Duchaufour cierra líricamente la última estrofa de este poema tan evocador.

Virginia

Origen de la muestra: gentileza de la marca

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 25/01/12.

foto: Eauditalie.com

Eau d’Italie Au Lac – Romance en el paraíso

foto: Foodloversodyssey.typepad.com

Las fragancias de Eau d’Italie nos regalan postales de paisajes característicos de la bella Italia, pero Au Lac (2010) nos cuenta también una historia de amor. Se trata del mismo romance que relata el libro de Marella Caracciolo Chia, “The Light in Between”. Sus protagonistas fueron la princesa Vittoria Colonna y el artista Umberto Boccioni. ¿El lugar? Una de las islas del Lago Maggiore.

Fue un affaire muy breve en el verano de 1916. Aunque su final estuvo sentenciado por la muerte accidental de Boccioni, su desarrollo fue idílico: en los jardines aterrazados en el medio de lago. Allí se funden el agua, el verde, las flores y el clima mediterráneo con las fuentes y las esculturas de estilo clásico.

El perfumista Alberto Morillas comienza Au Lac trazando una superficie de notas cristalinas con lirio de agua y naranja amarga. Un verde casi crocante de hojas de higuera ensambla con el femenino corazón de jazmín Sambac -de translúcidos destellos amielados-, osmanto y rosa. El romance culmina con un acorde cálido e intenso de cedroambar mineral y papiro.

A grandes rasgos, creo que hay una conexión con Cartier Baiser Volé, lanzado un año después que Au Lac. Siento, sin embargo, que este último es más inocente y melancólico.

Virginia

Origen de la muestra: gentileza de la marca.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 14/06/12.

foto: Eauditalie.com

Grossmith Hasu-no-Hana – Una calma sensualidad

imagen: Reproductionsart.com        artista: William Merritt Chase       “Peonies”

Ya he presentado brevemente a la casa Grossmith en la reciente review de su romántico perfume Betrothal.

Cuando la versión original de Hasu-no-Hana nació, en 1888, el Japonismo era furor en Europa. Hoy esta fragancia ha sido resucitada por Simon Brooke con la  ayuda del experto Roja Dove, manteniendo la fórmula lo más cercana posible a su encarnación primitiva. Promocionado como ”el aroma del loto japonés”, Hasu-no-Hana -fiel a su origen japonista- tiene mucho más que ver con una visión occidental e idealizada del Japón que con cualquier otra cosa remotamente japonesa.

No se percibe ni pizca de loto en este chipre oscuro pero radiante. La fragancia abre verde y amarga (bergamota y naranja amarga  dejan clara su presencia) mas pronto se torna dulzona y floral, gracias a un delicioso bouquet anticuado de rosa, jazmín e ylang-ylang. Más tarde muta en un sensual y atalcado lecho de cedrosándalo y tonka.

La sensación general es un tanto densa, pero las transiciones de nota a nota y de una etapa a otra no presentan fisura. Posee un efecto casi hipnótico y reconforta sin perder elegancia ni complejidad.

Hasu-no-Hana  huele como un producto de otra era.  Prefiero definirlo como atemporal más que como viejo, aunque la vejez no va en detrimento de la magnificencia: un Stradivarius es viejo y también lo es ”El Nacimiento de Venus”, de Botticelli.

Posee la mejor longevidad de toda la línea y se ha convertido -por el momento- en mi favorito de la casa Grossmith.

Caro

Origen de la muestra: muestra cortesía de Perfumerías Nadia, Madrid

foto: Grossmithlondon.com

Grossmith Hasu-no-Hana – A calm sensuality

I have already briefly introduced the house of Grossmith in my recent review of their romantic Betrothal.

When the original version of Hasu-no-Hana was born, in 1888, Japonism was all the rage in Europe. It has now been resurrected by Simon Brooke with the help of fragrance expert Roja Dove, keeping the formula as faithful to the original as posible. Touted as “the scent of the Japanese lotus lily”, Hasu-no-Hana -true to its japonist origin- has a lot more to do with an Occidental idealised view of Japan than with anything remotely Japanese.

I don’t get the slightest hint of lotus lily in this radiant yet dark chypre. The fragrance opens green and bitter (bergamot and bitter orange make their presence  clear) but soon gets sweetish, more floral, thanks to a deliciously old-fashioned bouquet of rose, jasmine and ylang-ylang. It later morphs into a sensual and powdery woody bed of cedarwoodsandalwood and tonka.

The feel is somewhat dense, but the transitions from note to note and from one stage to another are seamless. It has an almost entrancing effect and comforts without losing elegance or complexity. Hasu-no-Hana smells like something from another era.  I would rather call it timeless than old, even though age does not detract from magnificence: a Stradivarius is old and so is Botticelli’s “The Birth of Venus” for that matter.

It boasts the best longevity in the Grossmith range and is, so far, my favorite from the house.

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Perfumerías Nadia, Madrid

Les Parfums de Rosine Une Rose au Bord de la Mer – Gentil brisa marina

imagen: Bertc.com        John George Brown        “Sunshine”, 1879

Perpetúo con convicción la creencia de que la rosa es la indiscutida reina de las flores. Puede presentarse bajo infinidad de aspectos. Sus colores abarcan desde el blanco más puro a casi negro; del lila pálido a  las tonalidades ígneas del atardecer. Su aroma puede ser punzante, licoroso, seco o embriagadoramente dulce y con reminiscencias de miel.

Les Parfums de Rosine, casa fundada por Marie Helene Rogeon, rinde adecuado tributo a la esta flor y sus muchas encarnaciones. Sus perfumes son bonitos, despojados de pretensiones y sólidamente construídos. Hoy me topé con el más ligero de todos ellos.

Une Rose Au Bord de la Mer  -disponible sólo en concentración Eau Fraîche– es un floral marino, una variación sobre Ecume de Rose.  Aquí “marino” no debería entenderse como acuático sino como referente a las inmediaciones del mar. Abre cítrico, con naranja amarga, mandarina y una bergamota aún más pronunciada.

En el corazón, el absoluto de rosa  se combina con jazmín mientras que una nota de siempreviva evoca los pastos silvestres que crecen entre la arena.  Al igual que la brisa marina, este perfume salpica ligeramente con espuma salada y trae un ligero matiz metálico que recuerda al olor del yodo. Lo encuentro tan vigorizante como una caminata junto al mar.

Durante el transcurso del día, inmersa en otros pensamientos, buscaba a mi alrededor tratando de detectar el origen de este mágico aroma. Si el color blanco tuviera un olor, seguramente sería muy parecido a este. Une Rose Au Bord de la Mer logra conservar su cualidad etérea a través del fondo almizclado. 

Caro

Origen de la muestra: Cortesía de Perfumería Nadia, Madrid

foto: Liberty.co.uk

Les Parfums de Rosine Une Rose au Bord de la Mer – Gentle sea breeze

I strongly sustain the belief that rose is the indisputed queen of flowers. She can take many guises: her color can range from the purest white to almost black; from pale lilac to the fiery hues of sunset. Its smell can be piquant, boozy, dry or inebriatingly sweet, redolent of honey.

Les Parfums de Rosine, a house founded by Marie Helene Rogeon, pays fitting tribute to this flower and its many incarnations. Their fragrances are pretty, devoid of pretense and solidly constructed. Today I met the lightest of them all.  

Une Rose Au Bord de la Mer  -available only in Eau Fraîche concentration- is a marine floral, a variation on Ecume de Rose.  Here “marine” shouldn’t be understood as aquatic but more like the environs of the sea. It opens citrusy, with bitter orange, mandarin and an even more pronounced bergamot.

In the heart, rose absolute is paired with jasmine while an immortelle note evokes the wild grass growing in the sands.  Much like the seaside breeze, this fragrance splashes lightly with salty froth and bears a slight metallic tinge that evokes the smell of iodine. I find it as invigorating as a stroll by the sea.

During the course of the day, immersed my thoughts, I kept looking around to find where this magical aroma was coming from. If the color white had a scent, it would surely be akin to this. Une Rose Au Bord de la Mer manages to retain its ethereal quality well through the musky drydown. 

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Perfumería Nadia, Madrid