Tag Archives: cacao – cocoa

Arquiste Parfumeur Anima Dulcis – Tras las puertas de un convento colonial

foto: Unique-southamerica-travel-experience.com

foto: Unique-southamerica-travel-experience.com

Arquiste Parfumeur es quizás una de las marcas nuevas que más merece el aplauso que recibe. La colección está impecablemente curada y las fragancias son modernas e innovadoras.

Aunque me enamoraron de entrada la belleza pura de Flor y Canto y la pretendida inocencia de Infanta en Flor, la verdadera obra maestra, la que me dejó sin habla fue la barroca Anima Dulcis. Al olerlo, sólo logré musitar ”Esto es bueno, esto es realmente bueno…no, no, no…es increíble”. Durante nuestra primera conversación, Carlos Huber me había comentado que Anima Dulcis fue el perfume que les resultó más difícil de componer a él y al nariz  Rodrigo Flores-Roux.

Anima Dulcis es la representación olfativa de un día en el Convento de Jesús María, en la Ciudad de México, en 1695. El convento fue fundado para las descendientes de los conquistadores españoles. La vida de convento no estaba abierta a cualquiera y ciertamente no a aquellos poco afortunados. Sólo las familias aristocráticas podían enviar a sus hijas a un convento y se consideraba honorable consagrar un hijo o hija a la Iglesia.

Anima Dulcis acompaña a las monjas desde la cocina con sus especias al patio donde el jazmín trepa alrededor de las columnas. Desde los corredores, olorosos de maderas finas, hasta la iglesia con sus nubes de incienso. Pese a la austeridad heredada de los españoles, quizás la vida en el convento no era tan opaca después de todo. Una no puede evitar preguntarse cómo esas monjitas lograban llevar una vida de santidad estando rodeadas de esos aromas tan sensuales.

Este gourmand barroco es transparente y presenta algunos rasgos de chipre moderno. Como adoradora de chipres frutales tales como vintage Femme and Mitsouko, encuentro a Anima Dulcis redondeado y satisfactorio. El chocolate era entonces una bebida popular entre la elite religiosa. Muy diferente a lo que conocemos ahora, estaba realzado por especias como vainilla, canela y chile o pimienta negra. A pesar de su transparencia, Anima Dulcis entibia cuerpo y alma como una taza de chocolate caliente especiado. Cuando lo uso, me siento segura y reconfortada, como si estuviera tras las puertas de un convento. Si realmente presto atención, casi pueo oír el sonido apagado del rezo del Angelus. 

 Apuesto a que esas monjitas lo pasaban de maravillas.

Caro

Origen de la muestra: Muestra cortesía de Arquiste Parfumeur

foto: Arquiste.com

foto: Arquiste.com

Arquiste Parfumeur – Behind the walls of a colonial convent

Arquiste Parfumeur is perhaps one of the new brands that best deserves the acclaim it gets. The collection is impeccably curated and the fragrances are modern and innovative.

Although I was instantly smitten by the pure beauty of Flor y Canto and the pretended innocence of Infanta en Flor, the true masterpiece, the one that left me speechless was the baroque Anima Dulcis. As I inhaled, I could only mutter ”This is good, this is really good…no, no, no…this is amazing”. During our first conversation, Carlos Huber had told me Anima Dulcis was the fragrance he and nose Rodrigo Flores-Roux found most complicated to compose.

Anima Dulcis is the olfactory depiction of a day at the Convent of Jesús María -in Mexico City -in 1695. The convent was founded  for the female descendants of the Spanish conquistadors. Convent life was not open to everyone and certainly not to those less fortunate. Only aristocratic families could send their daughters to a convent and it was considered honorable to devote a son or daughter to the Church.

Anima Dulcis accompanies the nuns from the kitchen with its spices to the patio where the jasmine climbs around the columns. From the corridors, redolent of fine woods, to the church and its clouds of incense. Despite the austerity inherited from the Spanish, maybe life at the convent wasn’t so dull after all. One cannot help but wonder how those nuns managed to lead a life of sanctity being surrounded by such sensual scents.

This baroque gourmand is transparent and shows some modern chypre traits. As a worshipper of fruity chypres such as  vintage Femme and Mitsouko, I find Anima Dulcis round and fulfilling. Chocolate was then a popular drink among the religious elite. Very different from what we drink now, it was livened up by spices, such as vanilla, cinnamon and chili or black pepper. Despite its transparence, Anima Dulcis is as warming to the body and soul as a cup of spicy hot chocolate. Whenever I wear it, I feel safe and comforted, as if behind the doors of a convent. If I really pay attention, I can almost hear the muffled sound of the Angelus prayer. 

 I bet those nuns were having a fabulous time.

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Arquiste Parfumeur

L’Artisan Piment Brûlant – Afrodisíaco de un guerrero

foto: Flickr.com/photos/38444789@N00

Podemos decir que la raíz histórica de este perfume francés es mexicana. Piment Brûlant se inspira en la bebida afrodisíaca que el guerrero Moctezuma bebía tanto después de las comidas como antes de ingresar a su harén. ¿Una copa? ¿Dos, tal vez tres? No, aparentemente eran ¡cincuenta! por día, según las crónicas de Hernán Cortés.

¿Qué contenía ese brebaje super-powerful? Principalmente cacao amargo y pimientos (ajíes): un cóctel de vitaminas C y A que parece que daba buenos resultados, al menos antioxidantes… El nombre de la pócima era Xocotatl (su significado sería algo así como “bebida amarga”) palabra que derivó en “chocolate”.

L’Artisan Parfumeur lanzó esta fragancia de Bertrand Duchaufour en 2002. Es unisex y realmente particular. En su salida hay notas verdes especiales, ese aroma que desprende el ají pimiento (morrón en Argentina) recién cortado. A los pocos segundos nos encontramos con un acorde floral apolvado y dulce que parecen violetas y siempreviva, pero en el sitio oficial dice que es amapola.

Finalmente se eleva -como en un cáliz ceremonial- el espeso cacao amargo, exaltado por el vigor del clavo de olor, la vainilla y un toque almizclado que redondean una febril sensación ambarada y balsámica.

Efectivamente, doy cuenta de que Piment Brûlant levanta la temperatura de la piel, así que es un buen compañero para los días fríos. Les dejo a ustedes la tarea de comprobar sus olfativas virtudes afrodisíacas.

Virginia

Origen de la muestra: regalo de un familiar

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 05/06/12.

foto: Artisanparfumeur.com

Fragonard Fleur de Vanille – Un juego gourmand

foto: Aujardin.org

En el amplio menú de las eaux de toilette de la casa Fragonard, nos detenemos esta vez en una fragancia digna de ser ubicada en la sección de los ‘postres’: Fleur de Vanille.

De una sencillez magistral, entrelaza sus notas para ser degustadas y apreciadas lentamente, sin distinción de género. Al sólo olfato y, se percibe en el aire un acorde perfecto de vainilla, entre polvorosa y ligeramente licorosa. En ese instante, las glándulas salivales comienzan a trabajar y ya no hay vuelta atrás.

El impulso de aplicarlo sobre la piel es irresistible. Luego de sucumbir ante tal poderosa tentación, nos despista un guiño de almendra amarga. Entonces parece que surge la vainilla, pero es una falsa alarma: en realidad era un agrio caramelo de benjuí. Evidentemente, la vainilla está jugando a las escondidas con nosotros.

Otra falsa pista: el cálido y dulce chocolate con leche, que trae de vuelta al caramelo pero esta vez recubierto con ylang-ylang. Por fin, dejamos de hurgar minuciosamente en el ‘plato de postre’ y, antes de rendirnos, ¡voilá!… todo cierra olfativamente. ¡Piedra libre para la vainilla que está detrás de este delicioso manjar!

Virginia

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

Nota: esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 30/11/11.

foto: Fragonard.com

PK Perfumes Violet Chocolatier – Pétalos de terciopelo

Daria Jabenko, “Cakes and Sweets” – imagen: cortesía de Paul Kiler

Paul Kiler es perfumista y fotógrafo, artista de la vista y del olfato. Se presentó en el LA Artisan Fragrance Salon con toda la línea de su marca PK Perfumes. También presentó una fragancia de edición limitada: Violet Chocolatier. Quién podría resistírsele con ese nombre?

Yo no me resistí y pedí oler el perfume. Ya desde el primer segundo me sentí feliz de no encontrarme con obviedades gourmands. No se trataba de tortas y bizcochos sino de los componentes en sí, del protagonismo de ingredientes con carácter.

En el inicio, el absoluto de cacao acapara por completo nuestra nariz con un simpático juego de matices: primero semiamargo, oscuro y polvoroso pero luego dulzón, blanco y cremoso. Un acorde que evoca a los damascos cubiertos con chocolate -más el toque especiado de la nuez moscada– subraya la dulzura y aporta cierta carnosidad.

La violeta y la rosa parecieran dos caras de la misma moneda: se huelen juntas pero se distinguen una de la otra. La combinación del aspecto empolvado de la violeta y el amielado de la rosa trae a la mente la sensación de pétalos aterciopelados que apenas rozan la piel.

Finalmente, las flores blancas (jazmín, magnolia, gardenia) y el ámbar brindan una base acolchada y confortable que deja sobre la piel un halo limpio y jabonoso en el que las violetas vuelven a florecer por contraste. No hago más que pensar en que si existiera una línea de productos para el cuerpo de Violet Chocolatier sería gloriosa.

Virginia

Origen de la muestra: kit de prensa.

foto: cortesia de Paul Kiler

PK Perfumes Violet Chocolatier – Velvet petals

Paul Kiler is a perfumist and photographer, an artist of sight and smell. He introduced himself and his PK Perfumes brand at LA Artisan Fragrance Salon. He also showed a limited edition fragrance: Violet Chocolatier. Who could resist that name?

I didn’t and had to smell the perfume. From the first second I was happy to meet gourmand that wasn’t literal. It was not about ‘cakes and biscuits’, but about its components, ingredients playing the leading character.

In the beginning, the cocoa absolute completely monopolizes our nose with a funny game of nuances: first a little bitter, dark and dusty but then white, creamy and sweet. A chord reminiscent of chocolate covered apricots -with the spicy touch of nutmeg– emphasizes the sweetness and adds some fleshiness.

Violet and rose seem like two sides of the same coin: they are smelled together but remain separate entities. There is a combination of a dusty aspect of violet with the honeyed hue of rose. This blend brings to mind the feel of velvety petals that barely caressing the skin.

Finally, the white flowers (jasmine, magnolia, gardenia) and amber provide a comfortable softy base and leave a clean soapy halo on the skin, where violets bloom again by contrast. I can’t help but think that if there was a Violet Chocolatier body products line it would be glorious .

Virginia

Origin of sample: Sample of press kit.

Knize Belle Époque – Viaje a los ’90s (1890s, claro)

imagen: En.wikipedia.org     artista: Wilhelm Gause     “Hofball in Wien”

Una de las cosas que más me gustan del perfume es cómo, a través de su poder de evocación, puede transportarme a otras épocas y lugares.

Cuando viajo, no sólo soy feliz haciendo una exhaustiva exploración de las perfumerías de la zona, sino que también me gusta comprar algún perfume que luego me recuerde al lugar que he visitado: Edimburgo huele a aire fresco y a malta tostada, Siracusa es hierbas con hojas de higuera y  cítricos y  Viena es flores frescas, pasteles dulces y mermelada de damasco, todo esto salpicado con café y chocolate.

Caminando a lo largo del Graben,  la calle comercial más elegante de Viena, encontré Knize. Este Mode-Atelier tradicional -proveedor de la Corte Vienesa -existe desde el año 1858 y aún hoy confecciona impecables trajes a medida.

Había oído acerca del famoso Knize Ten y estaba particularmente ansiosa por probarlo. La versión regular no estaba disponible al momento de mi visita, pero olisquee Golden Edition y su suavidad de cuero ahumado me hizo temblar las rodillas. Lamentablemente no logré retener el nombre de la vendedora que me asistió, pero fue la persona más sonriente y bien predispuesta que encontré en la ciudad. Dentro de las fragancias para damas, fue Belle Epoque la que atrapó mi corazón.

Este delicado eau de toilette abre con notas dulces: damasco y grosellas, pero también ananá y mango. Estos últimos de inmediato evocan los invernaderos del Jugendstil, construídos para cultivar árboles y flores exóticas. Rosas, violetas y orquídeas, componen un encantador bouquet, redondeado, aunque nunca denso. Heliotropo almendrado, vainilla y cacao emergen más tarde y hacen un pequeño guiño a la deliciosa pastelería vienesa. A pesar de estas notas confiteras, el perfume nunca se convierte en gourmand.

El equilibrio entre frutas y flores es maravilloso; la fragancia nunca cae exclusivamente en una u otra categoría. Belle Époque se siente perfectamente calibrado a lo largo de toda su evolución. Es suave, cálido y envolvente y rezuma una elegancia de otra era. No puedo evitar sentirme transportada al rociarlo.

Caro

Origen de la muestra: Botella adquirida en Knize, Viena.

foto. Parfumdreams.de

Knize Belle Epoque –  Back to the ’90s (1890s, that is)

One of the things I like best about fragrance is how, through its power of evocation, it can take me to other places and times. 
When I travel, not only I am happy doing an exhaustive perfume-store scouting of the area but I also like to buy fragrances which will remind me later of the  place I have visited: Edinburgh smells like crisp cold air and toasted malt, Syracuse is all herbs, fig and citrus leaves and Vienna is fresh flowers, sweet pastries and apricot jam, all this tinged with coffee and chocolate.

Walking along the Graben, Vienna‘s most elegant commercial street, I found Knize. This traditional Mode-Atelier -supplier to the Viennese Court – has been in existence since 1858 and still produces beautiful bespoke suits.

I had heard about the famous Knize Ten and was especially eager to try it. The regular version wasn’t available at the time of my visit, but I sniffed Golden Edition and its smoky, leathery smoothness made me weak in the knees. I unfortunately cannot recall the name of the saleslady who helped me, but she was the most patient and smiling person in the whole city. Among the ladies’ fragrances, Belle Époque was the one that captured my heart.

It opens with sweet notes: apricot and currants, but also pineapple and mango which instantly evoke the Jugendstil greenhouses built  for growing exotic trees and flowers. Roses, violets and orchids compose a lovely bouquet which is rounded but never heavy. Almondy heliotrope, vanilla and cacao emerge later in order to give the slightest nod to the delicious Viennese pastries. Despite this confectionery-related notes, the fragrance never morphs into a gourmand.

The balance between the flowers and fruits is wonderful; the fragrance never falls exclusively into one category or the other. Belle Epoque feels perfectly calibrated throughout  its evolution. It is soft, warm and enveloping and reeks of an elegance that belongs to another era. I cannot help but feel transported every time I spray it.

Caro

Origin of sample: Bottle purchased at Knize, Vienna