Tag Archives: geranio – geranium

Tableau de Parfums Miriam – Velo aldehídico

foto: Cs.wikipedia.org fotógrafa: Amelia Van Buren ''Woman draped in veil'', circa 1900

foto: Cs.wikipedia.org                 fotógrafa: Amelia Van Buren    ”Woman draped in veil”, circa 1900

Tableau de Parfums nació de la colaboración entre Andy Tauer y el cineasta Brian Pera. Una línea independiente, sin relación con Tauer Perfumes, Tableau de Parfums fue inspirada por los personajes femeninos de una serie de cortometrajes. Miriam, la primera fragancia de la serie, fue creada en 2011.

Miriam es un floral aldehídico que a muchas personas les recuerda a un Chanel No. 5 pre-reformulación. Yo lo percibo más como un alma gemela de No. 22 porque resulta más cremoso y aldehídico. Aunque guiña a estos clásicos,  se erige orgulloso como  creación contemporánea: Miriam puede tener la riqueza y el alma de un perfume vintage, pero pertenece a esta era. Es sutil, aireado y con tantos matices que, en comparación, los Chanel parecen monolíticos.  A propósito, todo el mundo debería probar en algún momento No. 5 y No. 22 en sus versiones parfum.

Ahora volvamos a Miriam. La naranja añade un fresco dulzor a los aldehídos que cosquillean en la salida, un momento que extrañamente encuentro evocador del aroma del té helado. Este ”té helado” da paso a una lozana nota de rosa, rodeada por la siempre presente nube aldehídica. El efecto general es ligerísimo y muy refinado. Realmente me gusta mucho la manera en que Andy trabaja con la rosa  y juega con sus diferentes facetas (ver Une Rose Vermeille y Une Rose Chypree). Lo que No. 5 es al ylang-ylang y No. 22 a las flores blancas, Miriam parece ser a la rosa y la violeta.  Las flores luego se disuelven en un fondo mullido -avainillado, maderoso- dando por resultado un perfume tan gentil que prácticamente exige ser acompañado por perlas. Al menos tres vueltas.

Caro

Origen de la muestra: Muestra cortesía de Andy Tauer

foto: Luckyscent.com

foto: Luckyscent.com

Tableau de Parfums Miriam – Aldehydic veil

Tableau de Parfums was born from the collaboration between Andy Tauer and filmmaker Brian Pera. An  independent line, unrelated to Tauer Perfumes, Tableau de Parfums was inspired by the female characters in a series of short films. Miriam, the first fragrance from the series, was created in 2011.

Miriam is an aldehydic floral which reminds many people of pre-reformulation Chanel No. 5. I find it more like a kindred spirit to No. 22, as it is creamier and more aldehydic. Although it nods to these classics,  it stands proud as a contemporary creation: Miriam may have the richness  and soul of a vintage fragrance but it belongs to this era. It is so subtle, airy and nuanced that the Chanels seem monolythic in comparison. By the way,  everyone should try No. 5 and No. 22 in parfum at some point in their lives.

Now, back to Miriam. Orange adds a fresh sweetness to the aldehydes that tingle in the opening, a stage I strangely find redolent of ice-tea. This ”ice tea” gives way to a beautiful and crisp rose note, which is surrounded by the ever-present aldehydic cloud. The overall effect is lightweight and refined. I very much like the way Andy does rose and plays with its different facets (see Une Rose Vermeille and Une Rose Chypree). What No. 5 is to ylang-ylang and No. 22 is to white flowers, Miriam seems to be to rose and violets.  The flowers later fade into a plush background -woody,vanillic- resulting in a fragrance so ladylike it practically demands to be worn with pearls. At least three rows of them.

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Andy Tauer

Azzaro pour Homme, Azzaro pour Homme Night Time y Enrique

foto: Azzaroparis.com

foto: Azzaroparis.com

Azzaro Pour Homme ha sido, por años, un best seller en Francia. Creado en 1978, este fougère clásico transita con elegancia la cuerda floja entre frescura y calidez. La nítida mélange de albahaca, bergamota, geranio y musgo de roble  (sí, evernia prunastri está listado entre los ingredientes) es innegablemente masculina y atractiva. Me resulta especialmente irresistible el tinte anisado que le presta la albahaca. A pesar de su carácter tan masculino, disfruto usándolo de cuando en cuando. Es bello y la belleza no tiene género.

Azzaro eligió a Enrique Iglesias como el rostro de Pour Homme, una decisión que nunca terminé de entender (Ya sé, ya sé…por qué habría de hacerlo y por qué habría de importarles?).  Siempre me costó identificar a Enrique con Pour Homme. El perfume se me antoja demasiado maduro, demasiado formal como para poder asociarlo con él. Entonces sucedió que en  2012, la marca  lanzó Pour Homme Night Time y también eligió a Enrique como cara de la fragancia. Night Time y Enrique resultan una pareja ideal.

Confieso que me provocaba algo de aprensión probar algo llamado Night Time y erróneamente di por sentado que se trataría de una mezcla empalagosa apuntada a post-adolescentes. Night Time no se parece demasiado al original, excepto en nombre y packaging. Reinterpreta el flacon de Pour Homme y adecuadamente lo viste de negro, pero es una fragancia completamente distinta: una fragancia claramente adaptada a los gustos modernos, seductora en términos más convencionales. Más dulce y contemporánea que Pour Homme, combina  una jugosa nota de naranja amarga con lavanda,  cedro y vetiver. El grado de dulzor es preciso y se ve atemperado por las maderas, pero el efecto apetitoso está presente y se disuelve en un fondo aterciopelado. Aunque no es pesado, es conveniente rociarlo con ligereza ya que sí resulta intenso.

Night Time es mucho más relajado que Pour Homme y probablemente agrade a un público más amplio. Ambos ostentan ejecución impecable y buena longevidad, pero soy una chica de gustos clásicos y no puedo resistirme al original. Ni a quienquiera que lo use.

Caro

Origen de las muestras: Muestras cortesía de Diffupar

foto: Osmoz.com

foto: Osmoz.com

Azzaro pour Homme, Azzaro pour Homme Night Time and Enrique

Azzaro pour Homme has been, for years, a main seller in France. Created in 1978, it is a classical fougère that walks with elegance the tightrope between freshness and warmth. The crisp blend of basil, bergamot, geranium and oakmoss  (yes, evernia prunastri is listed among the ingredients) is undeniably attractive and masculine. I find the anisic tinge given by basil especially appealing. Even though it is so masculine in character, I enjoy wearing it once in a while. I find it beautiful and beauty has no gender.

Azzaro has chosen Enrique Iglesias as the face of Pour Homme, a decision I never quite understood (I know, I know…why should I and what would they care?).  I have always had a hard time identifying Enrique with Pour Homme. The fragrance feels just too grown up, too formal to be associated with him.  Then, in 2012, the brand launched Pour Homme Night Time and also chose Enrique as its face. Night Time and Enrique seem like a match made in Heaven.

I confess was a bit wary of trying something called Night Time and mistakenly assumed it would be a  cloying concoction targeted towards post-adolescents. Night Time is not too related to the original except by name and packaging. It reinterprets the Pour Homme flacon and fittingly dresses it in black, but it is a whole different fragrance: a fragrance clearly more adapted to modern tastes, seductive in more conventional terms. Sweeter and more contemporary than Pour Homme, it blends a juicy bitter orange note with lavender,  cedarwood and vetiver. The degree of sweetness is just right and tempered by the woods, but the mouthwatering effect is still there and dissolves into a velvety drydown. Even though it is not heavy, light spraying is advised as it IS quite intense.

Night Time is much more relaxed than Pour Homme and will probably appeal to a wider audience. Both flaunt masterful execution and good longevity, but I am a classic gal and just can’t resist the original. Or anyone wearing it.

Caro

Origin of sample: Samples courtesy of Diffupar

Eau d’Italie Sienne L’Hiver – Sol de invierno medieval

foto: Flickr.com/photos/virri76

En general, si decimos “La Toscana” -región en la que se encuentra la ciudad de Siena-  pensamos en estrechas callecitas pintorescas y antiguas, viñedos y calor mediterráneo; paredes de colores cálidos realzadas por los rayos veraniegos del sol. Pero Eau d’Italie con Sienne L’Hiver no quiso exaltar ese aspecto tan trillado de la zona (llamémosle “turístico”), sino que buscó evocar el verdadero espíritu que se vive en invierno, cuando todo se calma.

Según la leyenda, Siena fue fundada por los hijos de Remo: Senio y Asquio. Lo que comenzó como un asentamiento etrusco en el 900 A.C. hoy es una de las ciudades más hermosas y mejor conservadas ante el embate urbanístico moderno. Por esa misma razón es que uno puede transportarse siglos atrás, siempre y cuando la visita sea en la quietud del frío.

Bertrand Duchaufour  fue sabiamente seleccionado para captar esa experiencia medieval y corporizarla en este fabuloso eau de toilette. El frío de la nieve que cubre apenas los techos, el empedrado de las calles y los árboles es el geranio y las hojas de helecho. Es una nota fría, verde y húmeda, claramente “aceitunada”.

La luz del sol nos abriga con un resplandor onírico, así como la violeta y el iris nos acarician cálida y melancólicamente. Cuando el incienso y el labdano emergen, junto con las maderas de guayaco, nos ubican de pie frente a las puertas de la catedral, justo al atardecer. Somos nosotros, Siena y la nieve, viendo caer lentamente a ese sol medieval.

Sienne L’Hiver está pensado como un chipre unisex. Todos aquellos que quieran “oler” un relato, no pueden perderse esta atrapante historia de Duchaufour, quien la considera una de sus obras maestras.

Virginia

Origen de la fragancia: gentileza de la marca.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 15/05/12.

Foto: Colourbox.com

Una receta perfumada

foto: Etsy.com/shop/EmmaDear

Hojeando un viejo libro de 1922, “Les Recettes de la Maison”, Masson & Cie. Editeurs, encontramos una receta de Parfum a la rose pour sachets, ideal para rellenar bolsitas de tela que luego perfumarán cajones o placards. La misma mezcla puede usarse, también, a modo de potpourri.

El procedimiento requiere combinar 200g de raíz de iris pulverizada (se usaba como fijador para las fragancias), 600 g de hojas de rosas, 100g de madera de sándalo y otro tanto de patchouli. Mezclar bien y finalmente agregar 3 g de esencia de geranio y 2 g de esencia de rosas.

¡Tengan un fragante fin de semana!

Virginia y Caro

imagen: En.wikipedia.org    artista: Herbert James Draper    “Pot Pourri”, 1897

A fragrant recipe

Browsing an old book from 1922, “Les Recettes de la Maison”, Masson & Cie. Editeurs, we found a recipe for Parfum a la rose pour sachets, ideal for filling little fabric pouches that will later give their scent to drawers or cupboards. The mix can also be used as potpourri.

The procedure requires combining 200g powdered iris root (it was used as a fixative for fragrances), 600 g rose leaves, 100g sandalwood and 100g patchouli. Mix well and, finally, add 3 g geranium essence and 2 g rose essence.

Have a fragrant weekend!

Virginia & Caro

Carthusia Ligea – El canto de las sirenas

imagen: Wikipaintings.org artista: John William Waterhouse “Ulysses and the Sirens”

En la mitología clásica las sirenas eran demonios marinos: mitad mujeres, mitad pájaros. Atraían a los marinos con su encantadora e irresistible música, haciéndolos encallar en las rocas para luego devorarlos. Eran tres: Parténope (quien dio su nombre a la ciudad de Nápoles), Leucosia y Ligea (de quien este perfume toma el nombre).

Al toparme con esta fragancia en la tienda Carthusia en Positano, al instante se convirtió en una de mis favoritas de la línea (las otras dos fueron Mediterraneo y Corallium). En un principio la creí demasiado potente, pero con el correr de las horas fue ganándome poco a poco: la longevidad era fabulosa y su fondo atalcado me hipnotizó. No podía dejar de olerme la muñeca.

Diseñado por la créatrice extraordinaire Laura TonattoLigea es un perfume que parece suspendido en el tiempo. Posee  una riqueza que rara vez se  encuentra (huele?) en estos días. No resulta anticuado en absoluto, sino que su encanto es atemporal.

La salida es hesperidada con mandarinanaranja y bergamota. No es fresca y jugosa, sino seca y ligeramente amarga; más sustancial, como la corteza de estas frutas. Es esta salida la que había juzgado como disonante al olerla por primera vez.  Luego, las notas de Ligea se funden entre sí sin fisuras: patchouli, el maravilloso picor de los clavos de olor (tengo una debilidad por esta nota en perfumería) y una pincelada rosada, probablemente brindada por el geranio. La base, donde la vainilla y el benjuí vuelcan su resplandor dorado sobre el atalcado opopanax, es tan gloriosa que me deja en trance y sin poder pronunciar palabra.

Si bien no tengo objeción hacia los sintéticos (y prácticamente no podría tenerla), me desagradan los perfumes que huelen artificiales. El aroma de Ligea  es increíblemente natural y lo aprecio incluso más por ello. Se convirtió también una de mis fragancias preferidas para la hora de dormir ya que, cada vez que la elijo, me recompensa con dulces sueños.

No puedo resistirme al canto de esta sirena y tampoco quiero hacerlo.

Caro

Nota Bene: Imagino que los amantes de Shalimar que no están felices con la encarnación actual, definitivamente deberían probar suerte con Ligea.

Origen de la muestra: Botella comprada en la boutique Carthusia, Positano

foto: Carthusia.it

Carthusia Ligea – The song of the sirens

In classical mythology sirens were sea demons: half women, half birds. They lured sailors with their enchanting and irresistible music provoking their ships to be wrecked  on the rocky coast. They would then devour the unfortunate men. There were three of them: Parthenope (who gave her name to Naples), Leucosia and Ligea (from whom this perfume borrows its name).

When I tried this fragrance at the Carthusia store in Positano, it instantly became one of my three favourites from the line (the other two were Mediterraneo and Corallium). I thought it a bit too powerful at first, but over the course of hours it won me over: the lasting power was fabulous and its powdery drydown got me hooked. I just couldn’t stop sniffing my wrists.

Designed by créatrice extraordinaire Laura TonattoLigea is a fragrance that seems  suspended in time. It possesses a rich quality that is rarely seen (sniffed?) these days. It is not, however, old fashioned but has a timeless appeal.

The opening is hesperidic with mandarin, orange and bergamot. Not fresh and juicy, but drier and with a hint of bitterness; more substantial, like the rind of these fruits. It was this opening which I had thought dissonant when I first sniffed it.  Afterward, the notes in Ligea blend seamlessly: patchouli, the wonderful spiciness of cloves (I have a soft spot for this note in fragrance) and a rosy hint, most likely provided by geranium. The drydown, where vanilla and benjoin cast their golden glow over powdery opopanax, is so glorious that it leaves me entranced and at a loss for words.

While I don’t (and practically can’t) object to the use of synthetics, I dislike fragrances that overtly reek of them. Ligea smells incredibly natural and I appreciate it even more for it.  It has become one of the fragrances I enjoy wearing to bed as, every time I do so, I am rewarded with sweet dreams.

I cannot resist this siren’s song and I don’t want to.

Caro

Nota Bene: I think lovers of  Shalimar who are not happy with its current incarnation should definitely give Ligea a try.

Origin of sample: Bottle bought at the Carthusia boutique, Positano