Tag Archives: Jean Claude Ellena

Hermès Un Jardin Sur Le Nil – Agua, verde y desierto

foto: Egipto.com

foto: Egipto.com

Si estuviéramos navegando en una barca por el Nilo viendo el atardecer, seríamos testigos de un acontecimiento sublime. Mientras los juncos de papiros y las grandes hojas se mecen sobre la superficie, los capullos de loto blanco (Nymphaea lotus) se van abriendo lentamente. El río se ha convertido en un onírico y florido jardín flotante.

Seguramente fue con esta experiencia que Jean-Claude Ellena obtuvo la inspiración para crear Un Jardin Sur Le Nil. Lanzado en 2005, es una de sus obras más sobresalientes, pues logra condensar en un mismo eau de toilette la transparencia acuática, el verde de la vegetación y la aridez del desierto. Es un viaje al fértil valle del Nilo, abrazado por el mismísimo Sahara.

El concepto de agua está dado por un jugoso y amargo pomelo que envuelve la piel en una efervescencia cítrica. Es aquí donde surge muy tímidamente el tono frutal del mango, con un loto de lejano telón de fondo. Un olor a verde junco comienza a evocar los papiros y plantas flotantes. El lejano desierto viene con las secas ráfagas de madera de sicomoro. Las notas finales de incienso invitan a recordar un olor muy similar al de un lápiz al que se el acaba de sacar punta.

Esta fragancia de Hermès está catalogada como “para hombres y mujeres”. Además, escapa a la categoría (si es que la hubiere) del típico “cítrico-fresco”; su aridez le da una ductilidad que lo hace portable tanto para estaciones cálidas como para los fríos más intensos. Y, por si fuera poco, su fijación es muy buena.

Virginia

Origen de la muestra: regalo de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 11/01/12.

foto: Fragrantica.com

foto: Fragrantica.com

Hermès Eau de Pamplemousse Rose – Tarde meditabunda de verano

"El almuerzo" de Claude Monet - circa 1874 (Imagen: Wallcoo.net)

imagen: Wallcoo.net   “El almuerzo”  artista: Claude Monet – circa 1874

En todas las familias hay alguien con un carácter especial, que no suele congeniar con cualquiera así como así. Lo mismo sucede en la familia de los cítricos, donde los más “sociables” (limón, naranja, bergamota y mandarina) aparecen en la mayoría de las fragancias. Pero hay alguien que se aleja de lo chispeante y dulce. Sino que es particularmente serio, amargo e imponente: el pomelo.

Aunque este fruto tenga su “club de fans” a la hora de ser ingerido, usar un perfume que lo contenga como ingrediente destacado es una decisión que implica más que el simple “me gusta”. El pomelo transmite una serenidad meditabunda, introspectiva. Se impone en su amargor, tiene presencia firme pero nunca estridente (como la de algunos de sus parientes). El pomelo huele a una oscura sofisticación.

Jean-Claude Ellena -perfumista in house de Hermès le buscó la vuelta en Eau de Pamplemousse Rose. Envolvió al pomelo (y todo lo que implica) con el cuerpo cálido de la rosa y le insufló la dulzura cítrica de “su prima”, la naranja. Una sensación amaderada y de pimienta blanca dan cierta aspereza. La composición no busca disfrazar lo amargo, sino contrastarlo. El resultado es sumamente interesante. Pareciera evocar una arboleda en pleno verano, con chicharras de fondo y un calor que nubla la vista.

Este eau de toilette forma parte de la tríada Les Colognes -lanzada en 2009- junto con Eau de Gentiane Blanche y Eau d’Orange Verte.

Virginia

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 07/03/12.

foto: Fragrantica.com

foto: Fragrantica.com

 

Hermès Hiris – Acuarela en azul

foto: Iride di Augusto Bianco www.biancoiride.it

foto: Iride di Augusto Bianco    www.biancoiride.it

Hiris fue creado por Olivia Giacobetti en 1999, algunos años antes de que Jean-Claude Ellena se convirtiera en el nariz in-house de Hermès.  Podría pasar horas elogiando el talento de la Srta. Giacobetti: sus perfumes son inteligentes y transmiten una sensibilidad inusual. A pesar de estar cargados de poesía, no son difusos sino, por el contrario, muy nítidos.

Buen ejemplo del delicado estilo de Giacobetti, Hiris es un retrato de la planta de iris en su totalidad, con rizoma y todo. Este retrato es una acuarela pintada en azules: pasteles, polvorosos y -por supuesto- transparentes. El otro iris de la casa, Iris Ukiyoé, creado por  Jean-Claude Ellena para la serie Hermessence, elige hacer zoom en la flor.

Los perfumes de iris pueden resultar glaciales y crueles (sí, No.19, te estoy hablando a vos) pero Hiris logra equilibrar temperaturas. Luego de una salida fría, cobra un carácter suave y mullido que lo hace parecer cálido incluso cuando no lo es en sentido estricto. Etéreo y limpio, Hiris señala la transición olfativa desde las raíces (ilustradas por zanahoria y ambrette) a la flor (neroli, rosa). Heno miel endulzan la mezcla que, con el paso del tiempo, se torna sutilmente jabonosa y atalcada. Discreto pero definido, resulta un maravilloso perfume para la oficina. Aunque no proyecta demasiado, la longevidad es excelente para un eau de toilette.

Hiris comparte ADN con I Love les Carottes, que Olivia Giacobetti hizo después para la marca orgánica Honoré des Pres usando sólo naturales. Les Carottes resulta más terroso y vegetal. Me gusta pensar que Hiris es una muchacha distinguida y Les Carottes, su prima bohemia.

Hiris ya no se distribuye de manera amplia en Argentina, aunque puede encontrarse por un precio muy razonable en la boutique Hermès de Avenida Alvear.

Nobleza obliga: pese a que los vendedores de Hermès tienen una reputación (a veces merecida) de ser descorteses y snobs, sólo guardo palabras de elogio para Miguel y Lorena en la tienda de Buenos Aires. Son entusiastas y  conocedores sobre perfumería,  lo que hace mucho más placentera la experiencia de comprar.

Caro

Origen de le muestra: Botella comprada en la boutique Hermès, Buenos Aires

foto: Usa.hermes.com

foto: Hermes.com

Hermès Hiris – Watercolor in blue

Hiris was created by Olivia Giacobetti in 1999, some years before Jean-Claude Ellena became Hermès in-house nose. I could praise Ms Giacobetti‘s talent for hours on end: her fragrances are intelligent and convey an unusual sensitivity. Despite being laden with poetry, they are not diffuse but, instead, very nitid.

A fine example of Giacobetti‘s delicate style, Hiris is a portrait of the whole iris plant, rhyzome and all. This portrait is a watercolor painted in shades of blue: pastel, dusty and -of course- transparent. The other iris from the house, Iris Ukiyoé, created by Jean-Claude Ellena for the Hermessence series, chooses to zoom into the flower.

Iris fragrances can seem icy and heartless (yes, No.19, I am talking to you) but Hiris manages to balance temperatures. After a cold opening, it acquires a soft and fluffy character that makes it appear warm, even if it is not so in a strict sense. Ethereal and clean, Hiris makes the olfactory transition from the roots (illustrated by carrot and ambrette) to the flower (neroli, rose). Hay and honey sweeten the blend wich, over the course of time, becomes subtly soapy and powdery. Discreet but with a definite presence, it makes for a wonderful office-fragrance. Although it doesn’t project far, the longevity is excellent for an eau de toilette.

Hiris shares its DNA with I Love les Carottes, which Olivia Giacobetti later did for organic house Honoré des Pres using only naturals. Les Carottes is earthier, more vegetal. I like to think Hiris is a well-bred girl and Les Carottes, her bohemian cousin.

Hiris is not widely distributed any longer in Argentina, but it can be found for a very reasonable price at the Hermès boutique on Avenida Alvear.

Noblesse oblige: while Hermès salespeople have a (sometimes well-deserved) reputation of being rude and snobbish, I only have words of praise for Miguel and Lorena at the Buenos Aires store. They are enthusiastic and knowledgeable about fragrance and that definitely makes for an agreeable shopping experience.

Caro

Origin of sample: Bottle purchased at the Hermès boutique, Buenos Aires

Bvlgari Eau Parfumée au Thé Vert – Fresco al olfato, cálido en la piel

Té verde foto: Lipo-xr.info

Té verde                              foto: Lipo-xr.info

Au debouché es verde, dulce y atalcado. Una vez que toca nuestra piel, el Eau Parfumée au Thé Vert de Bvlgari se torna cálido y jabonoso. Esa cualidad tiene la virtud de envolver al olfato con una sensación única de frescura. Aunque en la piel se sienta almizclado, quien lo lleva se transporta al placentero y sublime momento en que sale de la ducha, en una tarde de verano.

Por orden de aparición, las notas de este eau de cologne unisex son: un limón muy dulce y ligeramente ácido, ensamblado con bergamota italiana para darle cuerpo. Las notas verdes y alegres del coriandro o cilantro juguetean con el dulzor especiado del cardamomo y la picantez perfumada de la pimienta.

Los acordes florales están dados por una mélange acuosa de rosasjazmines y notas muguet o lirio del valle. Y el ingrediente que le da el nombre a esta creación de Jean-Claude Ellena, el té verde, es lo que le da esa vitalidad la cual -a la vez- es relajante. Lo encuentro como aquello que necesitamos para mantener los ánimos en equilibrio, y eso no es algo que busquemos sólo en verano. Es una sensación necesaria -a veces más de una vez al día- todo el resto del año.

El almizcle, el sándalo y el cedro son para mí como hadas madrinas. Como notas base son una garantía del éxito, con ese toque extasiante que le dan a los perfumes (juntos o por separado). Casi todos los ingredientes del Eau Parfumée au Thé Vert (1992) se encuentran en uno de sus primos hermanos, Thé Pour Un Été de L’Artisan (1996). Después de haber conocido a ambos, nunca pude decidirme por un único favorito.

La recomendación que puedo dejar es: si viajan fuera de Argentina háganse con un frasco de este perfume de Bvlgari. Y si encuentran a su pariente de L’Artisan… ¡también!

Virginia

Origen de la fragancia: botella obsequiada por un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 10/04/12.

foto: Atouchofblusher.com

foto: Atouchofblusher.com

Hermès Eau de Gentiane Blanche – Frescor para gente seria

foto: Francekoul.com PH: Natalie Gratchova

foto: Francekoul.com             PH: Natalie Gratchova

Formando parte de la trilogía Hermès de aguas, junto con Eau de Pamplemousse Rose y la legendaria Eau d’Orange VerteEau de Gentiane Blanche (2009) viene a dar el toque serio al asunto. Perfectamente diseñado para una persona que quiere sentirse perfumada y fresca pero que no se identifica con un cítrico o un frutado. O tal vez, para alguien que se mueve en un ambiente muy formal.

Esta colonia de Jean Claude Ellena destila tradicionalidad. Las primeras notas son de un frescor verde sin estridencias olfativas, sino opaco, como el de un tallo grueso y jugoso recién cortado. Después se percibe una amargura seca como la del boldo. Exactamente, eso significa el protagonismo de la genciana: se trata de una planta herbácea con propiedades medicinales, muy usada en Europa.

Con muchos destellos taninos mediante, la fragancia se torna terrosa. Pero en el sentido de la arcilla mojada y fría, seguramente el olor que debe impregnar el taller de algún artesano mientras trabaja la silueta torneada de una vasija. Finalmente, la fusión del almizcle blanco y del iris dan un cierre cálido, sutilmente dulce y polvoroso. Culmina realzando el olor natural de la piel, con un estilo discreto y elegante.

Virginia

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el  02/11/11.

foto: Spain.hermes.com
foto: Spain.hermes.com