Tag Archives: Fragonard

Fragonard Suivez-Moi – Irresistible invitación

foto: Zosimosbotanicals.com

foto: Zosimosbotanicals.com

Las composiciones perfumísticas que proponen el maridaje lavanda + vainilla son varias, pero no todas llegan a la armonía de Suivez-Moi (2009). Es un eau de toilette pensado para hombres por Fragonard, pero su dejo jabonoso unisex y fresco invita a ser usado por el sexo opuesto también. Con toda seguridad yo lo agregaría a nuestro Top 10  “Agua y jabón: 10 perfumes que no huelen a perfume”.

Bergamota y lavanda son las primera en salir al encuentro de nuestro olfato, seguidas de jugosas notas ácidas de naranja y transparencias de muguet o lirio del valle. Poco a poco la armonía comienza a tomar cuerpo, tiernamente, con un iris ambarado. El almizcle y la vainilla finales revisten a la fragancia con una intensidad dulce, como el jugo de un ananá maduro. Ese matiz frutado sobre la piel -con el correr de los minutos- me recuerda más y más al jabón.

Aunque no niego la tentación que tuve de darle un mordisco al dorso de mi propia muñeca mientras testeaba esta fragancia, creo que se trata de un gourmand frutado discreto. Tiene un parentesco muy cercano con Jersey (Chanel, Les Exclusifs) y Le Male (Jean Paul Gaultier). Pero Suivez-Moi es más cálido y orquestado que el primero, menos avainillado que el segundo… y el más irresistible de los tres.

Virginia

Origen de la muestra: regalo de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 19/06/12.

foto: Chroniquesdunebrune.com

foto: Chroniquesdunebrune.com

Fragonard Concerto – Sinfonía acuática de aromas

"El concierto musical" de Jean-Honoré Fragonard (1754). Imagen: Elcajondelospinceles.blogspot.com

imagen: Elcajondelospinceles.blogspot.com   artista: Jean-Honoré Fragonard   El concierto musical, 1754

Colores pasteles, exuberantes vestidos, un claro en boscosos jardines reales, fuentes, manjares y amoríos. El pintor Jean-Honoré Fragonard plasmaba una y otra vez estos escenarios rococó, en los que reflejaba los placeres cortesanos de la Francia del S. XVIII.

Seguramente, la casa Fragonard (justamente llamada así en honor al pintor oriundo de Grasse) se inspiró en “El concierto musical” para componer Concerto, un eau de toilette masculino. Si bien está dirigido a los caballeros, ya conocerán la opinión de las autoras de este blog al respecto: más allá de los rótulos, puede ser llevado indistintamente por una dama.

Tal como un rayo de sol abriéndose paso en medio de los añosos árboles, esta fragancia irrumpe en el aire como una sinfonía, alegre y luminosa. En la nariz retozan las notas cítricas de mandarinabergamota y de un limón suave y dulce. Luego un bouquet de jazmines y rosas son el corazón que da el toque rococó. El  brinda cierta astringencia al acorde, mientras que la albahaca perfuma con sensualidad y le da la pincelada bucólica.

Y si de romances a media luz hablamos, la danza del sándalo, del ámbar y del patchouli es un exótico afrodisíaco infalible. El primero aporta ese mix de sensaciones (dulce, entre seca y cremosa) de su madera. El segundo brinda su nota resinosa y acogedora. El último, inflama con su rebeldía áspera.

Dicho todo esto, Concerto puede parecer una bomba de olores invasivos. Sin embargo se trata de una fragancia transparente y jovial. Es envolvente y cautivadora, pero también ligera y translúcida como el agua.

Virginia

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 03/04/12.

foto: Fragrantica.com

foto: Fragrantica.com

Olfato argentino – Nuestro ”top 10” para el Día de la Tradición

imagen: Artelista.com        artista: Bartolomé Vaccarezza       ”Del mismo pelaje”

En Argentina, el 10 de noviembre se celebra el Día de la Tradición, conmemorando el aniversario de la muerte de José Hernández, autor de una de las obras literarias más emblemáticas de nuestro país: el Martín Fierro.

La cultura y la identidad de un país siempre van auspiciadas por la tradición y el folklore mediante un proceso de captura de ciertos elementos de la cultura, su institucionalización y su repetición. Ya nacemos inmersos en “eso” que nos identifica como pertenecientes a “tal lugar”. Y por supuesto: el olfato cumple aquí un rol fundamental, es el que despierta nuestra nostalgia cuando estamos lejos de nuestra tierra natal.

Hoy compartimos con ustedes una lista de 10 perfumes en los que encontramos matices de nuestra cultura olfativa argentina.

-Ayala Moriel Parfums Gaucho es un homenaje al “cowboy sudamericano de las Pampas” con notas de yerba mate. Al principio es muy verde y fresca, como con tintes de apio. Luego huele a la yerba utilizada para la infusión típica (mate) porque se torna seca y polvorosa.

Comme des Garçons Sequoia refleja la rusticidad e imponencia de los muebles de campo hechos con madera de algarrobo. Una cuota de clavo evoca al barniz o la cera para tratar la madera.

-Fueguia 1833 Pampa Húmeda es como sentir en la cara el viento fresco y húmedo con olor a eucaliptos. Aunque ya es un paisaje tradicional en las llanuras argentinas encontrarse con montes formados por estos árboles, en realidad fue una especie introducida  en el país a principios del S.XX.

Lorenzo Villoresi Yerbamate Este complejo perfume abre herbáceo y verde con notas de cítricos, verbena, yerba mate y hojas de tomate. Luego se torna atalcada y dulzona.

-Serge Lutens A la Nuit Un jazmín indólico que nos evoca el intensísimo aroma de las enredaderas floridas en una noche cálida. Sencillo y contundente.

Fragonard Fleur de Vanille es una vainilla que muestra distintas facetas. Cuando es cálida y casi cremosa, se acerca al aroma del arroz con leche perfumado con vainilla. Cuando aparece el benjuí se intensifica y parece oler como nuestro tradicional dulce de leche.

-Parfum d’Empire Equistrius Sus reconfortantes notas de iris, polvo de arroz y chocolate nos recuerdan la cálida piel de nuestros nobles caballos criollos.

Naomi Goodsir Parfums Bois d’Ascese Humo de maderas que nos recuerda el olor característico del fogón y guitarreadas en noches de campo.

-Le Labo Oud 27 Gracias al cedro y al guaiac, es el olor de las botas de cuero impregnadas de olor a estiércol del establo. Cabe destacar que ésto aplica más al peón rural actual o al estanciero que sale a cabalgar pues el gaucho original no usaba botas.

-Ginestet Botrytis tiene una nota de membrillo especiado y miel. El dulce de membrillo es usado ampliamente en nuestra repostería tradicional, especialmente en facturas, pastelitos criollos y en postres.

No llegamos a incluirlo en nuestra lista, pero estamos ansiosas por probar el novísimo Montabaco, de la línea The Four Corners of the Earth de Ormonde Jayne, que encuentra su inspiración en nuestras latitudes.

Virginia y Caro

foto: Mapasargenguide.com.ar

Argentinian sense of smell – Our Top Ten for Tradition Day

In Argentina, on November 10th we celebrate Tradition Day, in remembrance of the anniversary of the death of José Hernández, author of the emblematic literary work Martín Fierro.

The culture and identity of a country are always supported by tradition and folklore through a process that captures certain elements of its culture, institutionalises them and repeats them. We are born immersed in ”it” that identifies us as belonging to ”such place”. And, of course: the sense of smell plays a key role here, it is the one that arises our nostalgia when we are far from our homeland.

Today we share a list of 10 perfumes in which we find hints-nuances of our olfactory culture.

-Ayala Moriel Parfums Gaucho is an homage to the “South American cowboy of the Pampas” with yerba mate notes. The opening is very green and fresh, as if tinged by celery. It later smells like the yerba used in our typical drink (maté) as it turns dry and powdery.

Comme des Garçons Sequoia reflects the rusticness and substantialness of country furniture made out of algarrobo wood. A dose of clove evokes the varnish or wax that is used to give luster to the wood.

-Fueguia 1833 Pampa Húmeda feels like fresh and damp eucalyptus-scented breeze blowing on our faces. Even though they already are a traditional part of the landscape in the Argentinian plains, these trees species were brought to the country at the beginning of the XXth century.

Lorenzo Villoresi Yerbamate This complex fragrance opens harbaceous and green with notes of citrus, verbena, yerba mate and tomato leaf. It later becomes sweetish and powdery.

-Serge Lutens A la Nuit An indolic jasmine that evokes the heady and intoxicating fragrance that wafts from the flowers that bloom in warm Summer evenings. Simple and powerful.

Fragonard Fleur de Vanille is a multifaceted vanilla. When it is warm and almost creamy, it reminds us of arroz con leche scented with vanilla. When benzoin takes the stage it smells similar to our traditional dulce de leche.

-Parfum d’Empire Equistrius Its comforting notes of  iris, rice powder and chocolate remind us of the warm coat of our noble criollo horses.

Naomi Goodsir Parfums Bois d’Ascese Countryside evenings. Wood smoke that reminds us of the characteristic smell of bonfires and guitars playing.

-Le Labo Oud 27 Thanks to cedarwood and guaiac, it is the smell of leather boots mixed with dung that wafts from the stables. This would only apply to present day countrymen since the original gauchos didn’t wear boots.

-Ginestet Botrytis has notes of honey and spiced quince. Quince preserves are widely used in our traditional confectionery, especially in pastries, desserts and pastelitos.

We weren’t able to include it on our list, but we are very eager to try the new Ormonde Jayne Montabaco, which was inspired by our region and is part of the The Four Corners of the Earth collection.

Virginia & Caro

Fragonard Fleur de Vanille – Un juego gourmand

foto: Aujardin.org

En el amplio menú de las eaux de toilette de la casa Fragonard, nos detenemos esta vez en una fragancia digna de ser ubicada en la sección de los ‘postres’: Fleur de Vanille.

De una sencillez magistral, entrelaza sus notas para ser degustadas y apreciadas lentamente, sin distinción de género. Al sólo olfato y, se percibe en el aire un acorde perfecto de vainilla, entre polvorosa y ligeramente licorosa. En ese instante, las glándulas salivales comienzan a trabajar y ya no hay vuelta atrás.

El impulso de aplicarlo sobre la piel es irresistible. Luego de sucumbir ante tal poderosa tentación, nos despista un guiño de almendra amarga. Entonces parece que surge la vainilla, pero es una falsa alarma: en realidad era un agrio caramelo de benjuí. Evidentemente, la vainilla está jugando a las escondidas con nosotros.

Otra falsa pista: el cálido y dulce chocolate con leche, que trae de vuelta al caramelo pero esta vez recubierto con ylang-ylang. Por fin, dejamos de hurgar minuciosamente en el ‘plato de postre’ y, antes de rendirnos, ¡voilá!… todo cierra olfativamente. ¡Piedra libre para la vainilla que está detrás de este delicioso manjar!

Virginia

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

Nota: esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 30/11/11.

foto: Fragonard.com

Fragonard Capucine – Cosita linda

imagen: En.wikipedia.org    artista: Jean-Honoré Fragonard    “La Lectora”, circa 1772

Esta muestra estuvo languideciendo en el fondo de un cajón desde que Virginia me la dio, muchos meses atrás. En mi interés por fragancias complejas y difíciles, la pasé por alto muchas veces.

Fragonard  tiene base en Grasse. La casa, fundada en 1926, toma su nombre del pintor Jean-Honoré Fragonard (1732-1806), también nacido en Grasse. Las creaciones de Fragonard (la casa de perfumes) suelen ser alegres, simples y muy agradables. Capucine no es la excepción: este eau de toilette es muy suave y femenino (floral avainillado) con un ligero toque especiado que evita que se torne insulso. 

Se siente cálido y confortable, no como una lujosa manta de cashmere sino más evocador de una tejida a mano, en lana.  Su abrazo reconfortante y estilo casual lo tornan perfectamente adecuado para disfrutar de los placeres simples de la vida, como tomar una taza de chocolate caliente un día lluvioso o leer un libro junto a la chimenea.

La longevidad me resultó promedio (para un eau de toilette) y el fondo, desalentadoramente similar a Flower by Kenzo. Estos rasgos, sin embargo, no le quitan atractivo a Capucine, que es una fragancia encantadora y sin pretensiones.

Caro

Origen de la muestra: muestra enviada por un familiar

foto: Fragonard.com

Fragonard Capucine – Pretty little thing

A sample of Capucine had been languishing in the back of my drawer ever since Virginia gave it to me, many months ago. I disregarded it many times in favor of more complex fragrances.

Fragonard  is based in Grasse. The house, founded in 1926, borrows its name from the Grasse-born painter Jean-Honoré Fragonard (1732-1806). Fragonard‘s (the perfume house) creations tend to be cheerful, simple and very pleasant. Capucine is no exception: this eau de toilette is very soft and feminine (vanillic floral) with a slightly spiciness that keeps it from becoming bland. It feels cozy and comforting, not like a luxurious cashmere blanket but more evocative of a handknit wool one.  

Its casual style and comforting embrace make it perfectly suited for enjoying life’s simple pleasures, like sipping a cup of hot chocolate on a rainy day or reading a book by the fireplace.

I found the longevity average (for an eau de toilette) and the drydown dissapointingly similar to Flower by Kenzo. These traits, however, do not render the charming and unpretentious Capucine less attractive.

Caro

Origin of sample: sample sent by a relative