Tag Archives: naranja – orange

Anné Pliska – Suciamente sexy

foto: Taringa.net

foto: Taringa.net

Sí, la descripción que hace el título es escandalosa y no se condice con el “fucsia Barbie” del envase. Sin embargo, Anné Pliska Eau de Parfum (1987) es un arma de seducción de doble filo, ni más ni menos que eso. Para una nariz distraída y poco “observadora” este perfume sería un ambarado avainillado más, que raya en lo gourmand. Pero… a no juzgarlo tan a la ligera.

Sus notas de salida mezclan lo cítrico amargo de la bergamota y la cáscara de naranja, que a los pocos segundos comienzan a contrastar con una cremosa vainilla. El dulzor de esta última será la trampa -o mejor dicho, la carnada- que atrae a la presa.

Si andábamos desprevenidos creyendo que estábamos ante un lindo gatito, sentiremos el zarpazo olfativo de una fiera que nos ataca desde las sombras: el jazmín, desprovisto totalmente del lado floral, aporta su nota más sucia… digamos, fecal. Dura apenas unos segundos y, antes de que se torne nauseabunda, llega el almizcle a poner orden y armonía.

“¡¿Fecal!?”, sí, leyeron bien. Aunque suene desagradable, acordes que producen ese efecto (o componentes extraídos de animales, como la civeta o el castóreo) históricamente han sido utilizados en perfumería para remitir al cuerpo, a la sensualidad y, más puntualmente, a lo sexual. Dicho ésto, ¿verdad que el título cobra nuevo vigor?

Desde ya que las notas animales son utilizadas en ínfimas dosis. Oler esos ingredientes -en estado puro y aislados de una composición perfumística- son lo más asqueroso que hay sobre la Tierra. Doy fe de ello.

Virginia

Origen de la muestra: comprada en Luckyscent.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 27/03/12.

foto: Fragrantica.com

foto: Fragrantica.com

Amouage Jubilation XXV Man – Un seductor nato

foto: Forestpathology.cfans.umn.edu

foto: Forestpathology.cfans.umn.edu

Son contadas las ocasiones en que me quedo sin palabras, pero se escapan cuando me enfrento con la belleza masculina de Jubilation XXV. Este perfume y su contraparte femenina – Jubilation 25– fueron creados en 2007 para la celebración del vigésimo quinto aniversario de la casa Amouage.

Una fragancia rica y compleja, Jubilation XXV abre con una impresión frutada y licorosa a la vez que mantiene su corazón de maderas preciosas envuelto en múltiples capas de miel, especias e incienso. Este lento caer de velos ejerce su fascinación hasta el final, donde se afirman el patchouli, el cedro y el oud.

El incienso omaní, sello de Amouage, está aquí magistralmente trabajado por Bertrand Duchaufour (con dirección creativa de Christopher Chong), resultando en una composición más opulenta que la mayoría de sus creaciones y (ligeramente) más austera que otros Amouage.

El equilibrio entre la dulzura de las frutas y la miel, la sequedad del incienso y el amargor medicinal del oud es exquisito. Profundo, suave y envolvente, mantiene una cualidad aterciopelada a lo largo de su evolución. Amouage no escatima en calidad y eso es evidente, incluso para los legos en la materia.

Jubilation XXV es opulento pero muy fácil de llevar. Conmovedoramente bello en un hombre, puede perfectamente ser usado por una mujer que no se ate a convenciones.  Jubilation está posicionado firmemente en mi top 5 masculino desde el momento en que lo probé por primera vez.

Caro

Origen de la muestra: muestra gentileza de Amouage

foto: Amouage.com

foto: Amouage.com

Amouage Jubilation XXV Man – A natural-born seducer

There are not many times when words fail me, but I find myself at a loss for words before the masculine beauty of Jubilation XXV. This fragrance and its feminine counterpart –Jubilation 25– were created in 2007 to celebrate the twenty fifth anniversary of the house of Amouage.

A rich and complex fragrance, Jubilation XXV opens with a fruity and boozy impression while guarding its heart of precious woods wrapped in multiple layers of  honey, spice and incense. This slow unveiling keeps me fascinated until the very end, when the patchouli, cedarwood and oud affirm themselves.

The Omani frankincense  –Amouage‘s hallmark- is here masterfully blended by Bertrand Duchaufour (under Christopher Chong’s creative direction), resulting in a composition more opulent than most of his creations and (slightly) more austere than most Amouages.

The balance between the sweetness of fruits and honey, the dryness of  incense and the medicinal bitterness of oud is exquisite. Deep, smooth and enveloping, it maintains a velvety quality throughout its evolution. Amouage is never stingy in its use of excellent raw materials and its high quality is evident even to non-conoisseurs.

Jubilation XXV is opulent but eminently wearable. Heartbreakingly beautiful on a man, it can be easily worn by a woman who defies convention. Jubilation occupies a place of honor in my masculine top 5 since the day I first smelled it.

Caro

Origin of the sample: sample courtesy of Amouage

Tableau de Parfums Miriam – Velo aldehídico

foto: Cs.wikipedia.org fotógrafa: Amelia Van Buren ''Woman draped in veil'', circa 1900

foto: Cs.wikipedia.org                 fotógrafa: Amelia Van Buren    ”Woman draped in veil”, circa 1900

Tableau de Parfums nació de la colaboración entre Andy Tauer y el cineasta Brian Pera. Una línea independiente, sin relación con Tauer Perfumes, Tableau de Parfums fue inspirada por los personajes femeninos de una serie de cortometrajes. Miriam, la primera fragancia de la serie, fue creada en 2011.

Miriam es un floral aldehídico que a muchas personas les recuerda a un Chanel No. 5 pre-reformulación. Yo lo percibo más como un alma gemela de No. 22 porque resulta más cremoso y aldehídico. Aunque guiña a estos clásicos,  se erige orgulloso como  creación contemporánea: Miriam puede tener la riqueza y el alma de un perfume vintage, pero pertenece a esta era. Es sutil, aireado y con tantos matices que, en comparación, los Chanel parecen monolíticos.  A propósito, todo el mundo debería probar en algún momento No. 5 y No. 22 en sus versiones parfum.

Ahora volvamos a Miriam. La naranja añade un fresco dulzor a los aldehídos que cosquillean en la salida, un momento que extrañamente encuentro evocador del aroma del té helado. Este ”té helado” da paso a una lozana nota de rosa, rodeada por la siempre presente nube aldehídica. El efecto general es ligerísimo y muy refinado. Realmente me gusta mucho la manera en que Andy trabaja con la rosa  y juega con sus diferentes facetas (ver Une Rose Vermeille y Une Rose Chypree). Lo que No. 5 es al ylang-ylang y No. 22 a las flores blancas, Miriam parece ser a la rosa y la violeta.  Las flores luego se disuelven en un fondo mullido -avainillado, maderoso- dando por resultado un perfume tan gentil que prácticamente exige ser acompañado por perlas. Al menos tres vueltas.

Caro

Origen de la muestra: Muestra cortesía de Andy Tauer

foto: Luckyscent.com

foto: Luckyscent.com

Tableau de Parfums Miriam – Aldehydic veil

Tableau de Parfums was born from the collaboration between Andy Tauer and filmmaker Brian Pera. An  independent line, unrelated to Tauer Perfumes, Tableau de Parfums was inspired by the female characters in a series of short films. Miriam, the first fragrance from the series, was created in 2011.

Miriam is an aldehydic floral which reminds many people of pre-reformulation Chanel No. 5. I find it more like a kindred spirit to No. 22, as it is creamier and more aldehydic. Although it nods to these classics,  it stands proud as a contemporary creation: Miriam may have the richness  and soul of a vintage fragrance but it belongs to this era. It is so subtle, airy and nuanced that the Chanels seem monolythic in comparison. By the way,  everyone should try No. 5 and No. 22 in parfum at some point in their lives.

Now, back to Miriam. Orange adds a fresh sweetness to the aldehydes that tingle in the opening, a stage I strangely find redolent of ice-tea. This ”ice tea” gives way to a beautiful and crisp rose note, which is surrounded by the ever-present aldehydic cloud. The overall effect is lightweight and refined. I very much like the way Andy does rose and plays with its different facets (see Une Rose Vermeille and Une Rose Chypree). What No. 5 is to ylang-ylang and No. 22 is to white flowers, Miriam seems to be to rose and violets.  The flowers later fade into a plush background -woody,vanillic- resulting in a fragrance so ladylike it practically demands to be worn with pearls. At least three rows of them.

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Andy Tauer

Bruno Acampora Blu – Bomba italiana en frasquito de aluminio

foto: Hairstylestime.com

foto: Hairstylestime.com

Bruno Acampora es una casa artesanal napolitana que  está en manos de sus propietarios originales y es gerenciada por ellos, aún después del deceso de su fundador. Todavía hoy sus esencias de culto son mezcladas a mano.

Su producto más icónico es una fragancia concentrada con base oleosa que se vende en pequeños frascos de aluminio. Existen siete de estas esencias, todas ellas creadas por Bruno, quien tomaba la inspiración de sus viajes a destinos exóticos. Mientras otras propuestas de la casa llevan la marca olfativa de la época en que fueron creadas (los 1970s) Blu -un solifloral de tuberosa semi-dulce- parece atemporal. Me aventuraría a decir eterno. 

La tuberosa está rodeada de leyendas. En una época, a las muchachas jóvenes se les impedía respirar el embriagador aroma que la flor exhala por la noche, a fines de evitar que fueran poseídas por pensamientos y conducta impropios. Al oler Blu, uno casi puede entender la prohibición. Esta esencia se presenta elegante y sensual; sin embargo, algo salvaje acecha debajo.

Blu es un líquido azul intenso que abre fresco y verde, pero pronto se torna más lleno, redondeado, a medida que florece en contacto con el calor de la piel. Durante la evolución, adquiere una cualidad casi comestible, pero siempre conserva una cierta sequedad. La base es almizclada y acogedora. A pesar de su fuerza, Blu nunca se vuelve estridente o vulgar.

Sophia Loren una vez dijo ”Es necesario nacer sex symbol. No es posible convertirse en uno. Si naciste con eso, lo tendrás incluso a los 100 años”.
Blu parece haber nacido con ello. Si una no tuvo la misma fortuna, siempre puede tomar prestadas unas gotas del frasquito de aluminio.

Caro

Origen de la muestra: Muestra cortesía de Bruno Acampora Profumi

foto: Brunoacampora.com

foto: Brunoacampora.com

Bruno Acampora Blu – Italian bombshell in an aluminum vial

Bruno Acampora is an artisanal Neapolitan house,  still family-owned and managed after the demise of its founder. Even today, their cult essences are mixed by hand.

Their most iconic product is a concentrated oil-based fragrance which is sold in small aluminum vials. There are seven of these essences, all of them created by Bruno, who would take the inspiration from his journeys to exotic destinations. While other offerings from the house bear the olfactory mark of the time they were created (the 1970s) Blu -a semi-sweet tuberose soliflore- seems timeless. I would venture to say eternal. 

Tuberose is surrounded by legend. Young girls were once forbidden to breath the intoxicating aroma the flower exhales at night, lest they’d be possessed with improper thoughts and behaviour. Upon smelling Blu, one would almost understand the prohibition. This essence is elegant and sensual yet something wild lurks underneath.

Blu is a bright blue-colored juice that opens fresh and green but soon becomes fuller, rounder as it blooms in contact with the warmth of the skin. During the evolution, it acquires an almost edible quality, but always retains a certain dryness. The base is musky and inviting. Despite its strength, Blu never becomes loud or vulgar.

Sophia Loren once said ”You have to be born a sex symbol. You don’t become one. If you are born with it, you will have it even when you are 100 years old”.
Blu seems to have been born with it. If you weren’t as lucky, you can borrow a few drops from the tiny aluminum vial.

Caro

Origin of sample: Sample courtesy of Bruno Acampora Profumi

Xerjoff Lua – Rosa eterna y destellante

foto: Drivebulgaria.blogspot.com

foto: Drivebulgaria.blogspot.com

Todas esas preguntas y expectativas que pueden pasar por la mente de alguien que está ante un eau de parfum de 50ml que cuesta 200 Euros, las tuve ante Lua, integrante de la colección Shooting Stars de la lujosa marca italiana Xerjoff. Si a mis expectativas le sumamos la historia que inspiró la creación de esta línea (una lluvia de meteoritos que cayó una mañana de 1947 en Siberia), puedo decir que esperaba oler algo que me transporte a otro mundo.

Primero, comienzo percibiendo del frasco un aroma entre acuático y dulzón que no promete demasiado. Al tocar la piel, arriba a mi nariz una amigable bergamota, cuyo empalme con una dulce y fresca naranja, capta mi atención. Hay de fondo un toque “amielado” y acuoso -como de melón– pero no llega a mostrarse del todo.

Velozmente, como deslizándome por un tobogán, me encuentro de pronto con una mullida rosa búlgara. Lo destacable es el cuerpo que toma, gracias a lo chispeante de la pimienta rosa y a lo cálido y equilibradamente dulce de la vainilla. Un distinguido iris florentino aporta las sutilezas en esta fase media.

Es muy interesante la forma en que la pimienta rosa comienza a volverse refulgente como consecuencia del cedro y su bienamado olorcito a lápiz. Este juego envuelve a la rosa en una especie de sensación dorada y fría, imprimiéndola por horas en la piel. Realmente posee una fijación exquisita, por momentos con ese resabio metálico.

Destaco sin dudas la calidad de los ingredientes utilizados en Lua, pero hay algo que no me queda claro. Este perfume está catalogado como “floral-gourmand” ¿Por qué gourmand? La vainilla es apenas una ligazón entre la rosa y la pimienta rosa. Mi opinión es que podría encajar más holgadamente en la categoría “floral-amaderado” o hasta incluso en “floral-frutado”.

Sin embargo, comentarios aparte -y más allá de los rótulos- Xerjoff logra con Lua transmitir distinción, femineidad y fulgor… aunque no nos transporte a otro mundo.

Virginia

Origen de la muestra: obsequio por compra.

Nota: la versión original de esta reseña fue publicada en el blog Notas & Acordes el 27/02/12.

foto: Xerjoff.com

foto: Xerjoff.com